¿Te ha pasado alguna vez que comes un helado y te duelen mucho los dientes? A este dolor se le llama, sensibilidad dental. Y desde Dent Al en Sant Joan Despí te vamos a explicar los factores que la causan y consejos para evitarla. Sus principales síntomas son molestias al tomar alimentos muy fríos como helados o refrescos.

Cómo evitar la sensibilidad dental

Sensibilidad dentalEstas molestias se deben a la pérdida de esmalte, que provoca la exposición de la dentina. Las terminaciones nerviosas generan la sensación de dolor agudo al consumir ciertos alimentos como helados, bebidas muy frías… En algunos casos el dolor es muy intenso y los dientes sensibles alteran la calidad de vida del paciente. También pueden alterar la rutina de higiene bucodental, provocando molestias al pasar el cepillo.

Durante el verano suelen aumentar los casos de sensibilidad dental. Pero, ¿Cuál es su origen? Existen diversos factores que influyen en su desarrollo. A continuación te enumeramos los más comunes:

Factores de la sensibilidad dental

  • Caries dental. Provoca la destrucción progresiva del esmalte.
  • Retracción de las encías. Consiste en exponer demasiada encía, de modo que queda expuesta más parte de la superficie dental y de la dentina.
  • Cepillado muy agresivo. Son muchos los pacientes que creen que ejercer más presión con el cepillo ayuda a tener una higiene más profunda. En realidad esto favorece la erosión del esmalte.
  • Tratamientos. Algunos productos blanqueadores pueden provocar sensibilidad en los dientes. Por ello es esencial realizar tratamientos como el blanqueamiento dental con un seguimiento profesional.

Entonces, “¿Cómo puedo evitar la sensibilidad de los dientes?”

Desde Dent Al te damos algunas claves para evitar la sensibilidad dental este verano:

Evitar los ácidos

Para combatir la sensibilidad en los dientes es muy importante evitar los alimentos ácidos y muy azucarados. Hablamos de cítricos, zumos, refrescos… Estos alimentos erosionan el esmalte y exponen la dentina. Además también favorecen el desarrollo de caries dental. Además de evitar alimentos perjudiciales también es importante mantener una dieta equilibrada. Los alimentos ricos en fibra son grandes aliados para combatir los dientes sensibles.

Higiene bucodental

Mantener una buena rutina de higiene oral es básico para evitar la sensibilidad dental en verano. Pero de nada sirve tener constancia si no usamos una técnica adecuada. Por ello recomendamos cepillar los dientes con movimientos suaves y giratorios, insistiendo en las zonas más difíciles como los espacios entre dientes. Para prevenir la sensibilidad dental es importante incorporar el flúor, que remineraliza y fortalece el esmalte. Lo más recomendable es usar una pasta dental o un colutorio que contenga flúor.

Acudir al odontólogo

Si a pesar de estos cuidados sigues notando las molestias propias de la sensibilidad dental, lo mejor es acudir al dentista de confianza. En Dent Al realizamos un estudio personalizado para determinar las causas de los dientes sensibles y adaptar nuestros tratamientos a las necesidades de cada sonrisa. Olvídate de los dientes sensibles y ¡Sonríe!