¿Quién no ha esperado ansioso la caída de un diente de leche por el futuro premio que dejaría bajo la almohada el Ratoncito Pérez? 

Sin duda, la pérdida de los dientes de leche suponen un punto de inflexión para los pequeños de la casa, que ven cómo sus dientes conocidos hasta el momento dan paso a otros más fuertes y robustos. 

Aun sí, gracias a esta historia, los niños olvidan el miedo de que se les caigan los dientes y pasan al entusiasmo y a la emoción

Pero, ¿de dónde proviene el Ratoncito Pérez? ¿Cómo ha llegado a convertirse en un referente tan fuerte para tantas generaciones?

  • El Ratón que cambiaba los dientes de leche por definitivos 

Según la filóloga Ana Herreros, autora además del libro infantil “La asombrosa y verdadera historia de un ratón llamado Pérez”, antes del Ratoncito Pérez, existía el “Ratón de los dientes”. 

Este ratón, que vivía en los tejados de las casas, recogía los dientes de leche de los niños y los cambiaba por otros fuertes y recios para poder comer durante toda la vida. 

Los niños tenían que lanzarle los dientes de espaldas —pues se trataba de una criatura mágica y no se le podía mirar directamente—, hacia los tejados para que pudiera cogerlos. 

En esta primera versión no había premio, más allá de que el niño entendiera que el cambio de los dientes de leche a los definitivos era una parte más de su crecimiento y lo recibiera con alegría y entusiasmo.

  • Cuando el Ratón pasó a llamarse Pérez

El nacimiento del Ratoncito Pérez tal y como lo conocemos se produjo a finales del siglo XIX a través de un cuento infantil que escribió Luis Coloma, miembro de la Real Academia Española.

Los Reyes de España le hicieron un encargo: tenía que escribir un cuento para su hijo, el joven Alfonso XIII, que tenía 8 años y al que se le había caído un diente de leche. 

El autor ideó la historia del rey niño Bubi —como llamaba cariñosamente la Reina María Cristina a su hijo Alfonso—, quien dejaba su diente debajo de la almohada a la espera del Ratón. 

Cuando el Ratón por fin llegaba, tras despertar al rey niño Bubi, lo convertía también en ratón para llevarlo consigo en sus recorridos nocturnos. Así, el niño veía cómo los súbditos de su misma edad vivían en una gran pobreza.

Pues Luis Coloma, autor del cuento, quería que el futuro rey, además de entretenerse con la historia y disfrutar de su cambio de dientes, fuera consciente también de otras realidades de su pueblo. 

La primera publicación del cuento tiene fecha de 1902 y sería la responsable de que hoy en día sigamos con esta tradición. Además, en el cuento del Ratón Pérez, este entregaba una moneda de oro a cambio del diente, de ahí el gesto actual de dejar alguna moneda o regalo a los más pequeños.  

Mucho más tarde, en el año 2003 el Ayuntamiento de Madrid colocó una placa conmemorativa en el lugar donde el autor del cuento ubicó su historia: 

Aquí vivía, en una caja de galletas en la confitería Prast, Ratón Pérez, según el cuento que el Padre Coloma escribió para el Rey niño Alfonso XIII”. 

  • El Ratoncito Pérez en otros países

Esta tradición del Ratoncito Pérez es habitual en España y Latinoamérica. Sin embargo, en algunas regiones de México y Perú se le sigue conociendo como el “Ratón de los dientes”. 

En Francia, es el “Ratoncito” —la petit souris—, así como en Italia —Topolino—. En EE.UU. y en Gran Bretaña es el Hada de los Dientes o Tooth Fairy

Es curioso que en algunos países como Corea, India, Japón o Vietnam los niños lanzan los dientes al tejado de la casa si son de la parte inferior, o debajo sin son de la parte superior. Mientras los lanzan, piden el deseo de que sus dientes nuevos sean como los de un ratón, cuyos dientes crecen durante toda la vida. 

Lo que está claro es que el paso de los dientes de leche a los definitivos es un momento especial para los niños, que viven con más alegría y entusiasmo gracias a la figura de este famoso Ratón. 

Para los dentistas, además, esta historia nos facilita mucho la comunicación con los más pequeños en ese momento en el que esperan la caída de los dientes de leche. 

Si tu hijo está perdiendo sus primeros dientes, te recomendamos una revisión con el dentista para asegurar que todo está yendo correctamente. 

Recuerda además, que en Clínica Dent Al contamos con Odontólogos especializados en Odontopediatría para tratar las bocas de los más pequeños de la casa con la atención y el cariño que necesitan.

Pide tu primera cita gratuita desde aquí